Buscar
  • rocioabellalevita

No son las cosas que nos pasan las que nos hacen sufrir, sino lo que nosotros nos decimos sobre esas

Esta situación de pandemia nos genera ante todo una gran incertidumbre.

Podemos responder con síntomas de ansiedad, de temor, de tristeza o tal vez llegar a utilizar mecanismos de negación, sin asumir los cuidados necesarios ni para nosotros mismos, ni para los demás.

Epicteto, un filósofo griego, nos dejó varias frases que nos permiten reflexionar: «No son las cosas que nos pasan las que nos hacen sufrir, sino lo que nosotros nos decimos sobre esas cosas». De manera inconsciente, la gran mayoría de las veces llevamos a cabo dos acciones que nos perjudican: una es la forma negativa en que nos pensamos en relación a la experiencia que nos encuentra y otra, la historia que construimos a partir de eso que nos decimos según nuestros pensamientos.

Siguiendo esta reflexión, es muy importante estar atentos al sentido que le vamos a dar a esta etapa transitoria de aislamiento y de necesidad de cambio.

Es imprescindible encontrarle el sentido a este perÍodo, darle utilidad al encierro y confinamiento e intentar hacer algo bueno en esta circunstancia que nos toca vivir: ya sea creando algo nuevo, generando nuevas ideas o proyectos, estudiando lo que nos guste, investigando sobre los temas que nos interesan, desarrollando algún tipo de habilidad, en definitiva, es darnos ese tiempo que nunca antes nos habíamos brindado para hacer aquello que nos propicie placer y bienestar; o tal vez, aquello pendiente que no fuimos capaces de priorizar antes, tanto para nosotros como así también para los otros.

Se trata entonces, de encontrar lo positivo dentro de las limitaciones que esta situación impone.


Otra de las frases de Epicteto es la siguiente: «En cuanto a todas las cosas que existen en el mundo, unas dependen de nosotros, otras no».

Es decir, tenemos la posibilidad de darnos cuenta que existen determinadas circunstancias que no dependen de nosotros, pero sí podemos elegir como actuar ante la misma. Es nuestra decisión el cómo nos relacionamos con lo que sucede.

Es fundamental aplicar la inteligencia emocional para que a partir de una experiencia que nos limita como el aislamiento físico, podamos alcanzar una apertura de conciencia y de conexión con nosotros mismos, encontrando nuevas comprensiones que nos permitan seguir creciendo.


67 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo