Buscar
  • rocioabellalevita

La manera que la afrontamos esta etapa es nuestra decisión. Recomendaciones y consejos psicológicos.


Esta época que nos toca atravesar a todos nos toma de sorpresa y nos encuentra desprevenidos. El estar encerrados durante varios días seguidos nunca se nos hubiese cruzado por la cabeza. Hace un par de meses atrás era una cuestión que sucedía únicamente en las películas. De la ficción paso a la realidad y así como es fundamental cuidar de nuestra salud física también lo es cuidar nuestra salud mental. Es de vital importancia construir una rutina diaria, nuestro psiquismo necesita de estructuras y armarnos una rutina forma parte de lo estructural de nuestro bienestar. La mayoría de las actividades que hagamos en casa deben tener un orden y un tiempo previamente destinado. Hagamos cosas que nos hagan sentir bien ya sea escuchar música, bailar, leer, escribir, pintar, hacer ejercicio, cocinar, hablar con nuestros amigos y familiares, etc. Hay que tener cuidado en no caer en el puro entretenimiento tecnológico. Si bien es necesario el tiempo de ocio, este también debe estar delimitado, de otra manera comenzaremos a "perdernos" en el espacio-tiempo y a sentir que el día no tiene ninguna utilidad. La manera en la que afrontamos esta etapa es nuestra decisión. Si bien no podemos controlar lo que sucede en el afuera, si podemos empezar a controlar lo que sucede en el adentro.

Desde la facultad de Psicología de la UBA dan las siguientes recomendaciones: • Mantener los horarios del sueño. • No sobreexponerse a noticias y consultar solamente fuentes confiables (organismos oficiales, instituciones prestigiosas) y en momentos del día establecidos (por ejemplo, al mediodía o a la tarde, y no tanto al despertar o antes de dormir). • Aunque no vaya a salir de su casa, quitarse el pijama o la ropa de dormir para evitar la sensación de discontinuidad y poder organizar los ciclos del día. • Proponerse aprender algo nuevo a través de tutoriales o cursos online, hay muchos gratuitos y de calidad. • Hacer una rutina de ejercicios físicos periódica en casa, siempre tomando en cuenta que es una situación especial. • Continuar accediendo a la naturaleza y a la luz solar siempre que sea posible. • Alimentarse bien y mantenerse hidratado. • Mantener sus redes sociales de contención emocional con sus familiares, amigos y personas de confianza a través de medios digitales. • Limitar los grupos de chats que difunden noticias, muchas de ellas falsas o erróneas ya que promueven pensamientos negativos y catastróficos y le imponen a nuestra mente un sobre esfuerzo. • Ser considerado con uno mismo, con sus estados emocionales, teniendo presente que los cambios de rutina tan abruptos, la incertidumbre y la amenaza de la pandemia afecta nuestro estado emocional por más saludables que seamos. Considerar que esto mismo le ocurre a los demás, por lo tanto, intentar ejercitar la tolerancia con nosotros mismos y con los demás. • Las personas somos seres rutinarios, sociales y valoramos la previsibilidad. Tengamos presente que la pandemia en pocas semanas alteró todo esto. • El cambio implica desarrollar conductas flexibles y adaptativas a esta situación con la finalidad de afrontarla positivamente. • El armado de nuevas rutinas es un desafío, requiere flexibilidad y tener en cuenta que es un esfuerzo el cambio de rutinas muy abrupto. • Si se tienen hijos o menores cercanos, es importante hablar con ellos. Converse sobre la información oficial sobre el coronavirus en un lenguaje adecuado a la edad y de manera honesta. Recuerde que la familia y los afectos observan nuestras emociones y comportamientos. • Los niños tanto como los adultos requieren mantener espacios de juego y divertimento que promuevan emociones positivas. • Si vive en espacios reducidos y en familia no los sobre exija con tareas. Tenga presente que respetar la cuarentena es ya un esfuerzo en sí mismo y como tal es valioso. Converse en familia sobre el sentido altruista de las conductas responsables para que tengan sentido los esfuerzos. • Buscar ayuda adicional. Si se siente muy nervioso, triste, ansioso o que la situación afecta alguna esfera de su vida, busque un profesional de la salud mental. Siempre con la finalidad de encontrar modos constructivos de manejarla adversidad.



6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo